TARTA INVERTIDA DE PIÑA

viernes, 21 de marzo de 2014

Ya estamos en primavera, así que empiezan a apetecer los postres fresquitos y frutales. Para celebrar el cambio de estación, he preparado una tarta que nos gusta muchisimo en casa... Tarta invertida de piña.



Lleva una base muy jugosa de avellanas, cubierta con rodajas de piña y adornada con cerezas al marrasquino que yo compro aquí. No son cerezas confitadas normales. Las cerezas están maceradas en marrasquino, que es un licor muy suave elaborado con una variedad de cerezas que se llaman marrascas, azúcar, almendras y miel. Son absolutamente deliciosas y húmedas.





Ingredientes (para un molde de 22 cm):

75 grs harina

75 grs avellana molida

75 grs azúcar

75 grs mantequilla a temperatura ambiente

1 huevo L a temperatura ambiente

1 bote de piña en almíbar

1 cucharada de azúcar moreno

1 cucharadita de café de levadura en polvo

Cerezas al marrasquino o en su defecto cerezas confitadas.

Utensilios:

1 molde desmontable de este tipo




Preparación:

Engrasamos el molde con mantequilla o spray desmoldante. Espolvoreamos toda la base con la cucharada de azúcar moreno y colocamos las rodajas de piña bien escurridas (yo las pongo en un papel absorvente de cocina).

Batimos la mantequilla con el azúcar. Añadimos el huevo y seguimos batiendo hasta que todo este integrado. En un cuenco ponemos la harina, la levadura y las avellanas molidas y removemos. Lo vertemos sobre la masa y seguimos batiendo hasta mezclarlo bien. Por último añadimos 150 ml del almíbar de la lata de piña y seguimos batiendo hasta que la mezcla este completamente integrada y suave.

Ponemos el molde en el horno precalentado a 180º durante 30-35 minutos. Sacamos del horno y dejamos reposar 10 minutos antes de desmoldar invirtiendo la tarta de manera que ahora la piña nos quede en la parte superior.

Dejamos enfriar completamente y en los huequecitos de las rodajas ponemos las cerezas.



Realmente es una tarta sencillísima de hacer y con la que triunfareis seguro. Y las cerezas al marrasquino le dan un toque inconfundible y sutil que os encantará.



Espero que os animéis a hacerla y me contéis el resultado. Nos vemos en el próximo post que huele mucho a Pascua!! Besos




9 comentarios:

  1. Me encantan los postres con fruta! Y esta tarta tiene unas pintas riquísimas!!!
    La base de avellanas con la piña suena delicioso! Lo probaré!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casa es una de las preferidas!! Y ya empiezan a apetecer tartas mas frutales y veraniegas... ya me contarás si te ha gustado... Besos

      Eliminar
  2. Oh que bolinho lindo e de ananás que adoro, um clássico que todos gostam.
    Bonitas fotografias, adoro o seu blogue:)

    beijinhos

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta que tiene Laura. Y seguro que te queda buenísima. La haré y te explico.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Deliciosa y súper fresquita! Me encantan las avellanas, y aunque se suele usar más la almendra, creo que el sabor de la avellana es especial...
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  5. Que pinta más buena tiene esa tarta, me encanta lo de ponerle piña! Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Te ha quedado super bonita!!Y las fotos son preciosas!!Me quedo por aquí!! Un beso

    ResponderEliminar
  7. Además de preciosa, seguro que está riquisima :-)

    ResponderEliminar
  8. Me encanto como te quedo, ojala la pueda hacer para una tarde de mate y tortas! me gusta mucho cocinar, te paso por si te sirve un mercado de productos, Productos Gourmet que tienen ingredientes muy buenos y nuevos, yo lo suelo usar. Espero que te sirva! y repito, me encanto tu receta

    ResponderEliminar